SHARE

* La Academia Nacional de Ecología, la dirige Héctor Zurita Brito, “un porrista financiado por las empresas”, afirma Mijangos Leal

* En la Convención Minera, esta agrupación dio un reconocimiento a la empresa canadiense

 

HERCILIA CASTRO   /

Acapulco, 4 de noviembre. La Academia Nacional de Ecología ubicada en Acapulco, dio un reconocimiento recientemente a las trasnacionales Goldcorp y Torex por ejercer la minería sustentable según publicó la Revista de Minería Sustentable, a pesar de tener múltiples demandas por los daños a la salud y al entorno que causa esa industria.

Al respecto Miguel Ángel Mijangos Leal, integrante de Procesos Integrales para la Autogestión de los Pueblos (PIAP) AC, contestó que la minería verde o minería sustentable, “es una basura” y son solamente estrategias corporativas para limpiar su imagen tan deteriorada.

“Las empresas manejan dos estrategias corporativas para limpiar su imagen, la afamada responsabilidad social corporativa y la minería verde o sustentable. La pregunta de los 64 millones es si los minerales ya se volvieron recursos renovables”, cuestionó.

Subrayó  que la Academia Nacional de Ecología es una asociación civil en Guerrero a cargo de Héctor Zurita Brito quien “desde hace rato es un porrista financiado por las empresas, pero más allá de las notas de prensa, no aguanta un debate ni público, ni científico, un verdadero ignorante”.

“Muchos nos preguntamos qué hacer para que el director general de Promoción Industrial, Agroindustrial y Minera del gobierno estatal, el señor Héctor Zurita Brito, deje de salir en los medios defendiendo lo indefendible, pero además preocupa que lo haga con tanta soberbia, con tal arrogancia, usado argumentos que lo único que demuestra es su gran ignorancia sobre el tema que supuestamente deberá dominar al dedillo. Pero sobre todo molesta de sobremanera la total falta de respeto hacia los señalamientos y denuncias que hacen los ciudadanos quienes viven las desgracias y consecuencias de la actividad minera”, enfatizó.

Mijangos Leal expresó que la queja no va para menos cuando la Goldcorp ha causado daños terribles como es en Carrizalillo, municipio de Eduardo Neri.

En el caso Carrizalillo, la mina Los Filos es la que ha causado un conflicto social desde el año 2005, así como ambiental y de salud de la que la Goldcorp ha sido responsable en los últimos años.

Sobre los daños ambientales, es casi imposible medirlos, aunque los de mayor interés para la población son la falta de agua, ya que la sub cuenca principal, que ocupaba el 77.4 por ciento de su territorio, ha sido destruida y alterada por lo menos en dos terceras partes, explica Mijangos Leal quien también es parte de la Red Mexicana de Afectados por la minería (REMA).

En el último informe de REMA sobre los daños ambientales y de salud, la organización critica que el Centro Mexicano para Filantropía (CEMEFI), y la Alianza por la Responsabilidad Empresarial, entregó por sexta ocasión, en el año 2013, el reconocimiento en conducta ética, administración ambiental y compromiso con la comunidad a la empresa Goldcorp.

Sin embargo, ese mismo año el magistrado Serafín Salazar del tribunal colegiado en Zacatecas emitió una sentencia resolviendo que la empresa devuelva de manera inmediata 600 hectáreas a los ejidatarios de Cerro Gordo por ocuparlas ilegalmente.

“En 2008 en Carrizalillo ocurrió lo mismo. Goldcorp compró tierras ejidales de uso común sabiendo de antemano que está prohibido en México”, recalca la organización.

Sobre los daños a la salud, destacan que son físicos y psicológicos pues a pesar de tantos certificados y premios la empresa sigue generando polvo con metales pesados, cianuro de sodio y drenajes ácidos.

Las  más recurrentes son conjuntivitis, dermatosis, afectaciones en el hígado, gripa, neumonía, y 68 por ciento de los partos prematuros donde el bebé ha fallecido.

También destaca la existencia de nacimientos con deformaciones, grave incremento de abortos y malformaciones, los casos son en mujeres desde 16 a 40 años. Sin embargo, hace mención a los daños desde que comenzó a operar la minera en 1998.

Goldcorp ha sido presentada también como una empresa que hace despojo territorial, destrucción al paisaje y dominación política de las comunidades campesinas mexicanas, califica así el Centro de Investigaciones en Geografía Ambiental de la Universidad Autónoma Mexicana de México y la Universidad Veracruzana campus Orizaba- Córdoba en un estudio de antropología social. E artículo, fue publicado en abril de 2014.

En dicho artículo, los investigadores Claudio Garibay, Andrés Boni, Francesco Panico y Pedro Urquijo abordan el caso Goldcorp en Mazapil, Zacatecas.

La minera Torex Gold tiene sus operaciones también en la minera Media Luna, en el municipio de Cocula, sitio visiblemente en la punta del caso Ayotzinapa, donde según la Procuraduría General de la República (PGR), el año pasado allí habrían sido incinerados los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos el pasado 26 y 27 de septiembre de 2014.

El punto de extracción minera, también es disputado por los cárteles delincuenciales Los Rojos y Guerreros Unidos.

Paradójicamente, Carrizalillo y Cocula donde operan Torex Gold y Goldcorp es el llamado Cinturón de Oro. Ambas son empresas mineras canadienses.

Actualmente están 86 por ciento de los proyectos activos en Guerrero, y 68 por ciento de proyectos en etapa de desarrollo minero en todo el país.